La Parroquia en Imágenes

9 de agosto de 2010

Mitos y verdades de Sansón

JUECES CAPITULO 13

Mitos y verdades de Sansón:





Tendremos la oportunidad de analizar la vida de Sansón, famoso personaje por su cabello largo, por su descomunal fuerza, y por su debilidad con sus mujeres.

La historia de Sansón la podemos encontrar en la Biblia, en Jueces del capítulo 13 hasta el 16.

Su nacimiento fue especial, milagroso, y según nos cuenta en Jue.13:2, su mamá no podía tener hijos, así que preparó un plan, aunque también tenía en vista otro objetivo: rescatar al pueblo israelita de la dominación de los filisteos que se aprovecharon de los primeros durante 40 años.

Esta mujer y su esposo, Manoa, fueron bendecidos con este hijo, un ser esperado y anhelado, gozosos que Dios haya respondido a sus ruegos; pero también descubrieron que Dios quería escuchar a todo su pueblo proveyendo a alguien que llevara a su gente hacia la libertad.

Este Sansón debía ser especial, y desde el vientre de la madre consagrado y no contaminado ni con bebidas ni comidas que no eran aceptables a Dios; es que el Señor quería, y hoy también quiere, que este hijo, sea apartado de lo mundano y entregado completamente a su servicio; así como hoy también quiere que sus hijos estemos consagrados completamente a El.

Es realmente maravilloso el diálogo que el ángel del Señor tiene con este matrimonio, esa cercanía, esa confianza, esa tranquilidad y seguridad que puede transmitir; es que así es Dios, no es un ser distante, indiferente, apartado, todo lo contrario, está al tanto de nuestras necesidades, proyectos, planes, intereses, y actúa en nuestra vida de una manera directa.

Manoa y su esposa, en un primer momento, no distinguieron que se trataba de un ángel, pensaban que era una persona especial, quizás un profeta, un predicador errante, como había varios en todos los momentos históricos, entonces lo invitan a comer, a festejar la buena noticia. Es que habían descubierto en este emisario, en un portador de buenas noticias.

¡Cuántas veces nos hemos alegrado con aquellos que nos trajeron buenas noticias! ¿No es cierto? Por eso, seamos también nosotros portadores de buenas noticias, llevando alegría, futuro, bienestar al que está afligido, derrotado, o siente que Dios no lo está escuchando, asegurémosle que hay un ser especial que se ocupa de la persona, y que tiene todo el tiempo para todos sus hijos.

Volviendo a la historia de Jueces 13, Dios permite que este matrimonio vea algo especial, para fortalecer su fe y para asegurar que Dios cumple con lo que promete; el ángel asciende al cielo a través del humo de la ofrenda que ofrecieron. La primer reacción del esposo fue de miedo, porque se sabía impuro, pecador, y creía que su destino era fatal; pero, la esposa, en un amor y en una seguridad especial que la misericordia del Señor estaba con ellos, le hace reflexionar afirmando: “Si el Señor nos hubiera querido matar, no habría aceptado nuestro holocausto ni nuestra ofrenda, ni nos habría dejado ver estas cosas. Tampoco nos habría anunciado todo esto” (Jueces 13:23- - Dios Habla Hoy)

Otra vez este Dios compasivo, paciente, que nos acepta con nuestras virtudes, pero también respeta nuestros tiempos y su espera no tiene límites.

Y esta etapa de la vida de Manoa y su esposa, se ve coronada con el nacimiento de Sansón, un ser que tempranamente empezó a reflejar la presencia del Espíritu de Dios; pero también, una persona que no podía controlar su carácter y varias veces se alejaba de Dios; pero esto lo vamos a ver en la próxima reflexión. Te esperamos.



JUECES  CAPITULO 14

Siguiendo con la historia de Sansón, nos remitimos ahora a una etapa de su vida que nos cuenta el libro de Jueces capítulo 14, como lo encontramos en la Biblia.

Sansón enamorándose de una mujer, y que a pesar de los consejos de sus padres, él insiste con una forma de vivir un matrimonio que no era contemplado dentro del plan de Dios; si era practicado en la época, donde el marido no convivía con la mujer, él se quedaba en la casa de sus padres, y ella se quedaba en la casa de los padres de ella, y de tanto en tanto, el marido la visitaba, llevando algo consigo como para proveer para su vida, algo así como camas separadas, y cada uno haciendo su vida. El consejo paterno recibido por Sansón contemplaba lo que dice en Génesis 2:24. “Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos llegan a ser una sola carne”. Hoy también vemos como la sociedad idealiza otra idea de matrimonio, ejemplo, el matrimonio homosexual.

En esa marcha hacia la casa de la novia, se enfrenta con un joven león; donde Sansón, con la fuerza del Espíritu lo enfrenta con las manos vacías y lo vence. ¡¡Cuántas veces también enfrentamos leones en la vida, ¿no es cierto?!! Los leones de la desocupación, la falta de dinero, problemas familiares, la soledad, la angustia, pero cuando dejamos que el poder de Dios actúe en nosotros, esos leones son vencidos y podemos seguir nuestro camino con total libertad.

Nos cuenta la historia que se realiza el casamiento, y allí Sansón les presenta una adivinanza, ya que de ese león vencido se había alojado un enjambre de abejas, y él había extraído la miel; la adivinanza consistía en “Del que comía salió comida; del que era fuerte salió dulzura”. Pero esta adivinanza fue descubierta por su propia esposa, podemos ver también el compromiso y fidelidad superficiales que había ya en aquella época, no es que sólo hoy sucede; pero esto viene cuando Dios no está presente en un matrimonio; si, se que parece arcaico y antiguo este lenguaje y concepto, pero la penicilina existe desde hace muchos años, y cuantas vidas ha salvado, ¿Por qué será que no se le da el mismo valor a la Palabra de Dios, si también salva vidas?

Esa adivinanza tenía una apuesta, una capa de lino y una muda de ropa de fiesta; como Sansón perdió la apuesta, la pagó atacando a unos pobladores, matando a 30 de ellos, y sacándoles los vestidos, paga esa apuesta. ¡Qué locura, ¿no es cierto?!

Estimado lector, no hay problema que no pueda ser vencido con la presencia de Dios; pero también, pidámosle a Dios que nos de la sabiduría y el equilibrio para ser prudentes y cuidadosos en nuestra vida, siempre dándole a Dios el primer lugar en nuestras vidas.

Hasta la próxima vez.



Pastor Carlos Brinkmann




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada